Posicionamiento web y Alta en buscadores
: :  Historia

FREDERIC SOLER, PITARRA

Frederic Soler i Hubert nació en la calle Cremat Gran, del barrio de La Ribera, el 9 de octubre de 1839. Su padre era carpintero, y Frederic empezó a ayudarle en la carpintería de pequeño, mientras aprendía a la vez las primeras letras. Su madre murió cuando él tenía sólo tres años. A los nueve, Frederic se fue a vivir con su tío materno, Carles Humbert, propietario de la relojería de la calle Escudellers, 80 (ahora Avinyó, 56, delante de la calle Gignàs).

'Per un casament' (1856) es la primera obra de Soler. Así se inicia su brillante carrera como autor teatral. Con 'Don Jaume el Conqueridor', sátira implacable de los dramas históricos con un lenguaje vulgar y atrevido, alcanzó un gran éxito.

A la muerte de su tió, Soler se encargó del la relojería, donde trabajaban un relojero francés y un dependiente. Frederic Soler empieza a darse a conocer con un pseudónimo que llegaría a ser muy popular, el de Pitarra.

En la trastienda se reunió un grupo de escritores y artistas, entre ellos Anselm Clavé, que vivía en la calle Ample y como le quedaba muy cerca la relojería, se pasaban muchas horas juntos comentando las noticias del día. Por la noche, tanto Pitarra como Clavé aglutinaban a los jóvenes. Clavé fundó los coros que llevan su nombre, y Pitarra, cuando cerraba la relojería, conjuntamente con otros amigos, representaban el teatro que él mismo escribía. Al terminar tomaban un refrigerio, porque en aquel tiempo era típico que las chicas fueran invitadas, pero Pitarra dando muestra, una vez más, de su ingenio, creó unas frases que a lo largo del tiempo se hicieron populares alrededor de Cataluña. "Paga que és gata" (Paga que es gata) y "Tants caps, tants barrets" (Tantas cabezas, tantos sombreros). Quería decir con eso, que cada uno tenía que pagar la parte correspondiente del total del gasto realizado.

Tambíen José Zorrilla, su gran amigo, en las visitas que realizaba a Cataluña, se quedaba en la relojería, incluso durante los cuatro años que vivó en Barcelona, fijó allí su residencia.

'L'esquella de la Torratxa' es la obra con la que se iniciaron el 24 de febrero del 1860 las representacions teatrales en lengua catalana. Fue la seccion La Gata la que en el minúsculo teatro Odeon de la calle Hospital empezó a dar sesiones periódicas de obras teatrales de corte humorístico en lengua catalana como eran las 'gatades' y parodias escritas en "el catalán que ahora se habla". Este hecho, que entonces no tuvo demasiada importancia, ahora, visto en la distancia, tiene un valor extraordinario, porque señala el inicio del arte dramático catalán. El mismo año 1860 estrena también 'La botifarra de la llibertat' y 'Les píndoles de Holloway' o 'La pau d'Espanya', donde satiriza la campaña conducida a África por Prim y los voluntarios catalanes. 'El castell dels tres dragons' (1865) es una parodia característica de su primera etapa, formalmente crítica, en la que el autor desmitifica la figura del héroe, se trata de una de las obras más personales del autor. A partir del estreno de 'Les joies de la Roser' (1866) se convirtió en el máximo representate del teatro romántico catalán.

El 3 de octubre de 1867, con toda solemnidad y con asistencia de un público selecto, se inaugura el teatro Romea, del que él era el empresario, con el estreno de la obra 'La Rosa Blanca', de la que también era el autor. Entre sus éxitos más señalados cabe destacar 'Les heures del mas' (1869) y 'L'àngel de la guarda' (1872). 'La dida' (1872) corresponde a su segunda etapa, y es una obra ambiciosa donde el autor trata de reflejar la vida del compesinado acomodado. 'La creu de la masia' (1873), 'El ferrer de tall' (1874), etcétera. En 1885 fue uno de los fundadores del Cente Català. Como autor, su autoridad fue reconocida por la Academia Española, al otorgarle en 1888 un premio por su drama 'Batalla de reines'. Como poeta intentó ser reconocido por los Juegos Florales. En 1872 ganó la Flor Natural y en 1875 la Flor Natural y la Engalatina y fue proclamado maestro en Gai Saber. Finalmente, en 1882 se le llamó para presidirlos.

Publicó diversos volúmenes de poesías: 'Poesies catalanes' (1875), 'Nits de lluna' (1886), si bien obtuvo mayor difusión como poeta satírico. Como narrador, publicó un folleto en 'La Renaixença', el año 1874, con el título 'L'any 35'. El mismo año, la Biblioteca Catalana le editó un volumen de narraciones.

Cuando el año 1870 estrenó en el teatro Romea 'Las francesillas' contó con la asistencia del rey Amadeo I. Y también el rey Alfonso XII, cuando vino a Barcelona el 2 de diciembre de 1876, dando muestras de su interés hacia los autores catalanes, visitó a Frederic Soler en su Rebotiga y por la noche asistió al teatro Romea, donde se representava la obra 'El ferrer de tall'.

En 1889 emezó a fallarle el corazón, debido al mucho trabajo y, en diciembre de este año, decide dejar la relojería (que se convierte en un restaurante) y dedicarse exclusivamente a su teatro Romea. Traslada su domicilio a la calle del Carme, 64, donde moriría el 4 de julio de 1895.

En 1905 se inauguró en plena Rambla d Barcelona, la plaza del Teatro y el monumento a Pitarra, hecho por suscripción popular. Asistió el Parlamento catalán y todas las autoridades municipales.

Fue el dramaturgo más bien dotado de su generación y sus obras asentaron las bases del teatro catalán moderno.

El primero de 1890, la antigua relojería se convierte en el restaurante Cisco. Traspasado en 1953, tomando el nombre de restaurante Sogas.

El mes de mayo de 1987 es adquirido por los hermanos Jaume y Marc Roig, bajo cuya dirección funciona actualmente con el nombre recuperado de Restaurant Pitarra.

 

Carrer d'Avinyó, 56 BARCELONA 08002 Telf. 93 301 16 47 Fax. 93 301 85 62
www.restaurantpitarra.cat - info@restaurantpitarra.cat - Avís Legal